3 de marzo de 2013

EL 3 DE MARZO, DÍA NACIONAL DE BULGARIA

El día 3 de Marzo es la fiesta  nacional de Bulgaria. Este día se celebra la liberación del Bulgaria del Imperio Otomano.

En el año 1396 el Segundo Imperio Búlgaro  fue conquistado por el Imperio Otomano. Durante  5 siglos los búlgaros lucharon por su liberación del dominio turco con pequeños o  grandes  levantamientos, que terminaron inundados de sangre y centenares de víctimas inocentes. El Levantamiento de Abril de 1876 también fracasó, pero llamó la atención  de  los diplomáticos de los otros países europeos.
 
Igual  fracasaron  los intentos de liberación de Bulgaria por vía pacífica y en abril de 1877 Rusia declaró la guerra al Imperio Otomano. La Guerra Ruso-Turca (1877-1878) (llamada por los búlgaros La Guerra Libertadora) tuvo unos momentos muy dramáticos, relacionados no solo con las batallas sino con el duro invierno balcánico.  Hubo mucho heroísmo y muchas víctimas por parte del ejército ruso, formado por soldados rusos así como por ucranianos, bielorrusos, finlandeses, polacos y de otras naciones y gran número de búlgaros voluntarios. Serbia, Rumania y Montenegro combatieron como aliadas de Rusia.

El 3 de marzo de 1878, en una pequeña ciudad cerca de Estambul, llamada San Stefan, fue firmado el Tratado de Paz  (El Tratado de San Stefan) que puso el fin a la Guerra Ruso-Turca de 1877-1878 y estableció la libertad de Bulgaria.
El día 3 de Marzo en presencia del Presidente de Bulgaria, ministros, embajadores y diplomáticos ante el Monumento del Soldado Desconocido se iza la bandera nacional. Por la noche en otro acto oficial en la Plaza de Asamblea Nacional, situada entre  el monumento del Tzar Libertador /el Emperador Alejandro II de Rusia/ y el Parlamento,  el Presidente búlgaro  “recibe y saluda” a las tropas representantes y hace un discurso en memoria de los héroes y las victimas en La Guerra Libertadora. La fiesta termina con fuegos artificiales.
Este año la celebración de la fiesta nacional de Bulgaria es más emocionante, porque está marcada por largas y masivas protestas pacíficas de los ciudadanos búlgaros contra los monopolios, los recortes, la clase política, contra la pobreza.  En tiempos dramáticos de crisis política y social, con un estado en dimisión, los búlgaros están manifestando por las calles, unidos por sentimientos opuestos: el orgullo de su historia y el descontento de la situación actual.

Este año, más qué nunca, los búlgaros sienten el simbolismo de esta fiesta, el deseo de ser libre. Están por las calles en memoria de sus héroes nacionales y por la esperanza de una vida digna.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario