21 de marzo de 2013

“CAPERUCITA EN MANHATTAN”

Es una historia divertida  en que hay una niña, una madre, una abuela y un lobo. Hay una ciudad enorme, llena de peligro, igual que el bosque de la Caperucita Roja. Es una interpretación moderna  del  famoso cuento de Charles Perault.
Sara Allen es una niña de 10 años que vive con sus padres en Brooklyn. Es lista, curiosa y con mucha imaginación. Su sueño es conocer el mundo misterioso que se ve desde su ventana.
Cada sábado su madre, la ordenada y precavida señora Vivian Allen, prepara la tarta de fresa según una receta  familiar secreta. Las dos juntas cogen el metro para visitar a la abuela Rebeca, que vive en Manhattan.


Abuela Rebeca es una persona artística que sabe disfrutar de la vida. Había sido cantante de music-hall, se había casado varias veces, le gusta el licor de pera, fuma tabaco y pasa el día tocando al piano o durmiendo en  su butaca.
 
A Sara le parece muy divertido estar en compañía de su abuela y escuchar sus historias. Su gran deseo es ver de nuevo a su abuela vestida con el traje de seda verde y cantando una canción en italiano. Así como la recordaba desde cuando tenía cuatro años.
 
El último novio de la abuela, el señor Aurelio, para Sara es un personaje casi misterioso, porque ella nunca llega a conocerlo. Pero él tiene un papel muy importante en el desarrollo de la imaginación de la niña. Le regala unos libros con dibujos preciosos, de modo que Sara se imagina las historias antes de poder leerlas. Le regala también un mapa de Manhattan. Aurelio, el viejo librero, para Sara se convierte en el Rey del Reino de los Libros.

Miss Lunatic es un personaje real y misterioso a la vez. Una mujer con pelo blanco, arrastrando un antiguo cochecito de bebé por las calles de Manhattan, hablando, ayudando y  aconsejando a diferentes personas. La extravagante, independiente y libre miss Lunatic acompaña a Sara en su aventura por la isla en “forma de jamón” hasta “el pastel de espinaca en su centro”, el Central Park.
Ahí Sara encuentra a otro personaje del cuento moderno, el señor Edgar Woolf. El famoso magnate, propietario de la multinacional pastelera “El Dulce Lobo”, es un hombre rico, pero solitario. Está obsesionado  por la búsqueda de la verdadera receta de la tarta de fresa. Gracias al trato que hacen, Sara llega a cumplir su sueño, recorriendo las calles de la ciudad a bordo de una limusina de lujo, mientras el señor Woolf se dirige hacia la casa de abuela Rebeca. O mejor dicho, hacia la casa de la famosa Gloria Star, que el  adoraba  desde hacía muchos años.
Igual que todos los cuentos “Caperucita en Manhattan” tiene un final feliz. Pero sin cerrar.
Los personajes que más me gustan en este cuento moderno son: abuela Rebeca, con su filosofía divertida de la vida y la libre, independiente, bondadosa y misteriosa  miss Lunatic.
 
 
CITAS
Abuela Rebeca, sobre las tareas domésticas:
“Eso es lo más fácil que hay. Lo que pasa es que es aburrido, cuando no hay un motivo para hacerlo.”
 Miss Lunatic, sobre la libertad y la vida:
“Para mí vivir es no tener prisa, contemplar las cosas, prestar oído a las cuitas ajenas, sentir curiosidad y compasión, no decir mentiras, compartir con los vivos un vaso de vino o un trozo de pan, acordarse con orgullo de la lección de los muertos, no permitir que nos humillen o nos engañen,  no contestar que sí ni que no sin haber contado hasta cien como hacia el Pato Donald…Vivir es saber estar solo para aprender estar en compañía, y vivir es explicarse y llorar… y vivir es reírse.”
 “Para mí la única fortuna (…) es la de saber vivir, la de ser libre. Y el dinero no libera (…). Libertad y dinero son conceptos opuestos. Como lo son también libertad y miedo.”




El libro contiene trece
 ilustraciones de la autora.

 
Carmen Martín Gaite nació en 1925 en Salamanca. Se licenció en Filosofía y letras en la Universidad de Salamanca. En 1950 se trasladó a Madrid y se doctoró por la Universidad de Madrid. Murió  de cáncer en 2000.
Esta autora, ha sido y es, una de las figuras más relevantes dentro de las letras hispánicas. Recibió, entre otros, el Premio Nadal y el Premio Príncipe de Asturias de las Letras.
Su novela “Caperucita en Manhattan” se convirtió en el libro más vendido del año 1991; Gaite hacía en esta obra una mixtura entre literatura fantástica, sueño y realidad y el cuento de hadas. No fue la única obra en esta línea; en 1994 editó otra novela, “La reina de las nieves”, escrita como homenaje a Hans Christian Andersen y en memoria de su hija.





No hay comentarios:

Publicar un comentario