25 de marzo de 2013

CAFÉ COLGADO



Hace unos días en las redes sociales empezó a moverse una idea proveniente de Italia: “Café Colgado”. En muy poco tiempo, literalmente en 24 horas, muchísimas cafeterías, bares, panaderías y pastelerías en Bulgaria abrazaron la idea y entraron en acción. Hicieron banners, carteles, incluso los cambios necesarios de las tickets de compra. Y, lo que es más importante, la idea contaba con la participación activa de la gente solidaria.
 
¿Qué es “Café Colgado”?
Estás tomando café en un bar. Pides un café y un “café colgado”. Pagas los dos. Uno te lo tomas y el otro se queda “colgado”.
Estás desayunando con tus colegas de trabajo en una cafetería. Sois tres. Pedís y pagáis cinco croissants: tres para vosotros y dos “colgados”.
 
A la hora de comprar pan, haces lo mismo: pagas p.ej. tres barras de pan, dos te las llevas y una se queda “colgada”.
 
¿Qué pasa con los “cafés colgados”?
Los cafés (panes, desayunos) “colgados” son para personas sin recursos, sin techo, con enfermedades mentales u otra discapacidad o para cualquier ser humano con problemas económicos. Sólo tienen que entrar en el local y preguntar sí hay “café colgado”.
 
Es una idea estupenda, aunque puedan surgir algunas dudas “colgadas” de que algún malicioso pueda aprovecharse. En fin, todo depende de nuestra responsabilidad.
Hoy, en la actualidad dramática que vivimos, cada uno de nosotros necesita un trozo de pan, un café caliente y muchísima solidaridad.
 
Un abrazo fuerte de mi parte. Y dos abrazos “colgados”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario